Sangre fría para
superar el reto siberiano

Ya en el mes de marzo, el ansia de vacaciones, sol y playa invade a muchos. Sin embargo, los billetes de avión de cuatro especialistas de DENSO tenían como destino un rincón remoto al borde del círculo polar.

Los especialistas de DENSO en Siberia
Los especialistas de DENSO en Siberia

JSC Transneft, operador, con sede en Moscú, de uno de los mayores sistemas de oleoductos del mundo, lanzó una invitación en 2013 para la realización de pruebas en Siberia Occidental. Todos los fabricantes conocidos de bandas termorretráctiles respondieron a su llamada. Mientras nuestros competidores se armaban con productos específicos para el frío extremo, nuestro equipo confió en un producto estándar de calidad probada, DEKOTEC®-HTS70 y en su correspondiente primer, DEKOTEC®-EP. Las previsiones meteorológicas para el día de las pruebas anunciaban -25°C, lo que suponía un reto enorme, a pesar de que nuestro producto había demostrado ya en el pasado su eficacia en condiciones climáticas extremas.

Cuando el termómetro indicó -38°C, a nuestro equipo le recorrió un escalofrío por la espalda. La sensación no mejoró cuando, unos tras otros, los relojes de pulsera y las pantallas LCD y otros componentes de las cámaras dejaron de funcionar a causa de las bajas temperaturas. Bajo un toldo sin calefacción, la banda DEKOTEC®-HTS70 se retrajo sobre el oleoducto precalentado a 55°C. Para que el primer no cristalizara al entrar brutalmente en contacto con el frío, fue necesario mantenerlo caliente con un hornillo de gas.

En materia de protección anticorrosiva, estas condiciones podrían calificarse como el peor escenario posible y, sin embargo, se impuso la calidad: de manera impresionante, en 37min la banda DEKOTEC® estaba correctamente en su lugar. Después de 24 horas, cuando, el operador del oleoducto analizó los resultados, se hizo oficial: ¡nuestro producto se había impuesto sobre los demás en condiciones extraordinarias! Su agarre era perfecto, tanto en la zona de unión del conducto como en la zona de solape con la protección anticorrosiva de fábrica.

¡Con DENSO, la protección anticorrosiva no termina con el frío glacial!

En la obra
En la obra