Producción en primera línea

¿Quién conoce los productos DENSO mejor que aquellos que los fabrican? Ute Longerich trabaja desde hace ya más de 40 años en la producción y ha acompañado el éxito técnico que DENSO ha tenido con todas sus innovaciones.

En esta entrevista, nos habla de su compromiso con la alta calidad de los productos.

Señora Longerich, ¿cómo ha llegado a DENSO?

Longerich: Mis padres ya trabajaban aquí, así que yo he crecido con DENSO. Empecé en la producción cuando tenía solo 15 años y en 1971 incluso conocí personalmente al fundador de la empresa.

¿Cómo ha cambiado su trabajo en estas cuatro décadas?

Longerich: Antes no había, ni mucho menos, tantos productos como ahora y también la fabricación era distinta: Había más empleados en cada etapa de trabajo y muchas actividades eran manuales. Ahora conseguimos una alta calidad con maquinaria de producción construida especialmente para nosotros. Sin menoscabo, el control final lo hacen, como antes, trabajadores experimentados.

¿Es eso necesario si tienen procesos estandarizados?

Longerich: Sí, ya que solo una persona puede valorar al final de la cadena de producción si todo ha sido elaborado correctamente. Además, nuestras máquinas son una maravilla. Da igual qué idea de producto haya que fabricar en serie después de la fase de pruebas: primero se fabrica un prototipo para adquirir experiencia. Después, nuestros técnicos se reúnen con expertos ingenieros dd maquinaria y desarrollan juntos las máquinas definitivas. Así han llegado a la fábrica en los últimos años muchas máquinas diseñadas para nosotros. Gracias al aumento de pedidos, necesitamos fabricar de manera eficiente.

¿Y cuál es su función en el proceso?

Longerich: En cuanto las máquinas se ponen en funcionamiento, se optimiza cada una de las etapas de trabajo en función del pedido, ya que no solo fabricamos materiales estándar de sellado y protección anticorrosiva, sino que también ofrecemos a nuestros clientes productos a medida. Por ejemplo, para las juntas de goma que estamos fabricando para un nuevo cliente, necesitamos métodos de trabajo especiales que hemos optimizado para este pedido en particular. En situaciones así, mi amplia experiencia me es muy útil.

En la producción, usted es la única mujer entre hombres. ¿No es duro para usted?

Longerich: No, en absoluto. Me llevo muy bien con mis compañeros. ¡El ambiente de trabajo es fabuloso! Y como las máquinas que utilizamos cada vez son más grandes, a veces es necesario pedir ayuda a un hombre fuerte.

Este sector no es típico para las mujeres. ¿Le gustan los productos de DENSO?

Longerich: ¡Por supuesto! Sobre todo porque en los últimos años hemos desarrollado muchas novedades. De esta forma, el trabajo siempre resulta emocionante. Ahora acabamos de introducir el sistema TOK®-BSW, que protege las juntas de los paneles protectores de hormigón de seguridad como si fuera un escudo. En esto somos los primeros del mundo. Esto me sigue alucinando incluso después de cuatro décadas.

¿Cómo aplica su experiencia al trabajo diario?

Longerich: Por supuesto, como segumios teniendo una buena cartera de pedidos, es muy útil que conozca muy bien todos los procesos de producción y pueda trabajar rápido. Los procesos de fabricación y las características de los productos se desarrollan continuamente, pero la alta calidad de nuestros productos se mantiene. Por eso se nos delega también para trabajar en el control de los productos finales. ¡Esto para mi es halagador!

¡Muchas gracias por la entrevista, señora Longerich!